Abuso a menores: ¿dónde estaban hasta ahora los periodistas?

captura-de-pantalla-2017-10-27-a-las-4-48-57-p-mA raíz de la noticia sobre un aparente caso de violación a estudiantes del colegio Aguirre Abad en la ciudad de Guayaquil en la segunda semana de octubre, los medios de comunicación han difundido información relacionada a otros supuestos intentos o violaciones a niños y niñas en el mismo contexto, las unidades educativas.

Como lectores, este tipo de noticias impactan y preocupan sobre todo si la cantidad de información descrita relata a diario los testimonios de niños, niñas y adolescentes que aparentemente han vivido estas situaciones. Leer los titulares de los diarios en las últimas dos semanas (octubre 2017) ha abierto las puertas a la alarma social.

Desde el Observatorio de Comunicación Ciudadana de la Unemi nos preguntamos a qué responde que no se haya efectuado un trabajo investigativo periodístico considerando que desde el 2014 hasta el 2017 el Ministerio de Educación del Ecuador ha receptado 882 denuncias de delitos sexuales en los colegios, de los cuales los medios de comunicación se hicieron eco. ¿Será que estas denuncias no tuvieron seguimiento por parte de los y las periodistas?, ¿Dónde termina el trabajo del periodista?

Ahora, tras conocer la información sobre supuestos casos de violación sexual a infantes y adolescentes en lo que va del 2017, en los medios de comunicación se ha abierto un abanico de productos audiovisuales (campañas) y espacios escritos para identificar conductas en personas que viven casos de abusos sexuales. Compartimos con los medios la intención de contribuir a la difusión de normas para prevenir abusos sexuales, pero cuestionamos y reflexionamos la praxis de la profesión periodística, si existen indicios de un posible delito que involucra a grupos vulnerables (y así no lo sea) ¿dónde deja él o la periodista ese compromiso con la verdad, con la sociedad, o las informaciones? ¿por qué no se investiga?

“Los periodistas no siempre pueden garantizar la “verdad”, pero obtener los hechos con exactitud es un principio cardinal del periodismo. Siempre debemos luchar por la precisión, dar a todos los hechos pertinentes que tenemos y garantizar que han sido verificados”(Fragmento tomado de la web Fundación para el nuevo periodismo iberoamericano)

Compartir